La creación del diccionario unificado de lengua de signos en telugu

En el año 2000, la Fundación Vicente Ferrer (FVF) se percató de que un 30% de los signos empleados entre los niños sordos repartidos entre sus dos escuelas era diferente. A pesar de que la base del lenguaje era común, esas diferencias hacían difícil la comunicación entre ellos y se debían a que los profesores de cada una de las escuelas se habían formado en diferentes ciudades (Bathalapalli, Hyderabad…) en las que se enseñaba un lenguaje diferente.

En ese momento, el departamento encargado de discapacidades auditivas empezó a trabajar en la creación de un diccionario que unificara los signos para los hablantes del telugu, la lengua local. Un equipo de tres personas –dos trabajadores indios y una voluntaria española– recorrió las diferentes regiones durante un año y medio para establecer qué signos eran más comunes para designar cada concepto. Recogieron cómo comunicaban más de 2.000 palabras con una encuesta a casi 400 personas. “Fue un trabajo muy extenso. Una vez hecha la recopilación y el visionado de todos los vídeos, dibujar cada signo en Photoshop nos tomó una media de 20 horas”, explica Yugendhar Naidu, responsable del área de lenguaje de signos.

Niñas y niños sordos en una clase en Anantapur, India

Niñas y niños sordos en clase

“Nos dimos cuenta de que muchas diferencias se debían a referentes culturales distintos. Por ejemplo, una boda para un hindú se representa con el signo del collar -que los maridos dan a las mujeres como presente el día de la boda-, mientras que para los cristianos se representa poniendo un anillo”, comenta. La solución para estos referentes culturales que no se pueden unificar fue añadir varios signos para una misma palabra.

Este departamento ha ido creciendo y la FVF cuenta ya con cuatro escuelas para niños con discapacidad auditiva, así como un instituto de educación secundaria en la localidad de Bukkarayasamudram. Thulasi Ummadi es profesora en una de estas escuelas y aprendió directamente el lenguaje de signos con el nuevo diccionario. “Mi marido trabaja desde hace 17 años en las escuelas de la Fundación, por eso descubrí este mundo y me empezó a interesar mucho. Después de casarme, decidí formarme en lengua de signos y empecé a llevar a cabo un trabajo que cada día me gusta más”. En total, hay 55 profesores trabajando en las escuelas para alumnos sordos de la Fundación con cerca de 500 alumnos.

Meenakshi y Skavitha tienen 12 años y son alumnas de la escuela de Bukkaraya.“Mi madre y mi hermano entienden algunos signos, pero otros no. Sin embargo, en la escuela puedo comunicarme perfectamente con todo el mundo. Me encantaría que todos supieran lenguaje de signos para poder hablar con cualquier persona”, asegura Meenakshi, a lo que Skavitha añade que en su casa su padre “también es sordo, pero sólo habla un poco de lenguaje de signos”. A ambas, el diccionario les parece muy útil ya que “gracias a que tenemos los signos por escrito, podemos repasar si tenemos alguna duda. Cuanto mejor los sepamos, menos problemas tendremos para aprender el resto de materias”, apunta Meenakshi.

Hay muchos casos como el del padre de Skavitha, adultos que no pudieron aprender lenguaje de signos cuando iban a la escuela. Por eso la Fundación quiere hacer llegar las clases también a personas adultas. Es uno de los principales retos para el futuro próximo, junto con conseguir que el gobierno reconozca este diccionario e implemente su uso también en las escuelas públicas para homogeneizar el lenguaje en todo el estado de Andhra Pradesh.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s