Rajesh Naik: “Ser un niño apadrinado me ha permitido crear mi propia empresa”

Rajesh Naik, niño apadrinado de la Fundación Vicente Ferrer

Rajesh Naik

Rajesh creció en una pequeña aldea cercana a Guntakal, en el estado indio de Andhra Pradesh. Al ser hijo de campesinos, tenía difícil poder estudiar, ya que debía ayudar a sus padres. Sin embargo, el hecho de convertirse en un niño apadrinado de la Fundación Vicente Ferrer – lo fue desde los 11 hasta los 23 años – le permitió seguir sus estudios. Gracias a ello ha podido llegar a montar su propia empresa. Hace dos años empezó a comercializar productos ayurvédicos que manufactura su tía paterna. Además, recientemente ha patentado la marca para esos productos y ha ampliado el equipo de trabajo.

Rajesh creció en una pequeña aldea rodeado de campo y animales, ya que proviene de una familia campesina. “Mi padre siempre me ha dicho que, si no hubiera sido apadrinado, me habría puesto a trabajar con él en el campo al acabar décimo curso (con quince años), porque me necesitaba allí. Yo siempre le he echado una mano y aún a día de hoy sigo yendo un día por semana a ayudarle pero a mí lo que me gustaba era estudiar”.

Este joven emprendedor, que ahora tiene 27 años, asegura que lo tenía claro desde pequeño. “Siempre he querido montar un negocio, tener mi propia empresa y ser mi propio jefe. No tenía claro qué tipo de negocio tiraría adelante, pero sabía que quería emprender”, explica. Con ese objetivo en mente, entró en la universidad y cursó un M.B.A. (Master in Business Administration) que aprobó sin problemas y, tras esto, realizó un curso que ofrece el Gobierno para orientar a emprendedores. “Me he preparado a conciencia porque tenía muy claro que no quería trabajar para nadie, sino ganarme la vida de forma independiente”.

Empezó a trabajar en un banco en Hyderabad durante dos años y luego trabajó para otra entidad bancaria durante un año más en la ciudad costera de Vizag. Finalmente, con veinticinco años, decidió que era el momento de emprender su propio negocio y vio la oportunidad perfecta charlando con su tía paterna. Ésta se había formado en medicina ayurvédica, un antiguo sistema de medicina tradicional originario de la India, y le planteó empezar a manufacturar productos ayurvédicos para la cara y el cabello. Rajesh se mostró de acuerdo y le propuso comercializarlos. Así nació “All Nature” que el joven registró hace un par de meses pero que lleva dos años vendiéndose en decenas de tiendas de la zona.

“Poco a poco, el equipo ha ido creciendo y ya somos siete personas. Mi tía tiene a dos ahora a su cargo que fabrican los productos con ella y yo también he contratado a tres comerciales que me ayudan a dar a conocer el producto entre más tiendas de la zona”, explica orgulloso y, añade, “e incluso estamos trabajando ya para crear la página web de la empresa”.

El primer lote de productos que etiquetó con su nueva marca lo llevó a la FVF y se lo entregó a Moncho Ferrer. “Quise explicar a Moncho cómo había creado mi empresa y ofrecerle el primer lote de nuestros productos.  En mi caso, puedo decir que ser un niño apadrinado me ha permitido crear mi propia empresa”, concluye Rajesh con una sonrisa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s